SJ Flat Menu - модуль joomla Авто


La verdadera historia “De Corrales a Tranqueras”

Valora este artículo
(7 votos)

Con las firmas del Intendente DR. Marne Osorio y el Secretario General Abilio Briz, el Gobierno Departamental resolvió declarar “de Interés Departamental las actividades de revivir el posible recorrido,

que está plasmado en la canción “De Corrales a Tranqueras” del cantautor Uruguayo (con raíces riverenses) Osiris Rodríguez Castillo”.

El evento o conjunto de eventos que planifican tienen como objetivo celebrar los 100 años de Tranqueras y en ese marco, divulgar toda la documentación dando a conocer los principales protagonistas relacionados con la creación de la canción “De Corrales a Tranqueras”. Asimismo acerca de su autor y de las virtudes que hicieron del poema una Canción Departamental con trascendencia nacional y regional aportando a la cultura popular la creación, el arte, y la sensibilidad del corazón enamorado de Tranqueras y Minas de Corrales.

El hombre, el poeta

Osiris Rodríguez Castillo, nació en Montevideo el 21 de julio de 1925 en el hogar formado por Genuino Rodríguez de la costa de Batoví, Tacuarembó y María Belén Castillo de Queguay, Paysandú. Falleció en la misma capital del país a los 71 años, el 10 de octubre de 1996. Fueron cuatro los hermanos, todos con nombre de dioses egipcios: Horus, Osiris, Isis y Nazar.

Osiris - poeta, escritor, investigador, compositor, cantante, instrumentista y luthier - su niñez y adolescencia la pasó en Sarandí del Yi, departamento de Durazno, y su primera juventud en Montevideo. Muy joven, casi adolescente sale a trabajar. “Trabajé en la ciudad y en el campo. He vagado por toda mi tierra y por la Argentina, y por Rio Grande do Sul. No sé cuántas veces atravesé con mi caballo sobre la frontera norte... ni cuántas veces crucé en canoa el Delta del Paraná... Mi principal oficio ha sido presenciar la vida... Me gusta el mundo, es algo que se está haciendo todos los días (...)” sentenció en un reportaje realizado en la década de 1960.

El propio poeta señala su “raíces riverenses”: “Los “marcos” me dicen / que abuelo y abuela / gastaron tropillas /rastrillando leguas //….. Mozo riograndense, / - vida turbulenta, /pero al modo antiguo: / de una sola pieza- /mi abuelo a caballo / cruzó la frontera, / facón y pistola, / buscando querencia…/” , y algunos versos más adelante afirma: “Tiendo una mirada / que contrabandea / mi alma a los pastos / donde mi ascendencia / crió más Historia / que vacas y ovejas, // y digo a los “marcos” / que la sangre nueva / mestiza fulgores / de bravas enseñas; // sangre fronteriza / que borra fronteras: / de tan orientala, / …medio brasileña,/”.(del poema Frontera Norte, del libro Cantos del Norte y del Sur, de 1963).

Porqué De Corrales a Tranqueras

“Junto conmigo, Violeta Parra y Osiris la canción telúrica del Cono Sur estaría cubierta….” Atahualpa Yupanqui.

”No me parece que la elaboración fría, sistemática de la poesía sea una meta. Cuando dejo de escribir en el momento que tomo mate, soy un paisano mas. Toda mi escuela es asombrarme ver las cosas por primera vez. Yo podría verlas cien veces y cada vez podría escribir sobre ellas algo distinto…” sostuvo Osiris Rodríguez Castillo en una entrevista realizada por Schubert Flores. 

Y las cosas que lo asombraron y lo llevaron a escribir el poema De Corrales a Tranqueras, haciendo del mismo el mayor gesto de amor a la tierra, dando a conocer las villas riverenses, es sin duda, unas de las pequeñas y universales cosas de aldea. 

Horus, el hermano mayor de Osiris, trabajó en el Hospital de Minas de Corrales entre los años 1949 y 1957, ejerciendo su profesión de laboratorista. Vivió en una pensión de la calle 12 de octubre a tan solo media cuadra del centro hospitalario, donde recibía a Osiris cada vez que éste lo visitaba en Corrales. Frente a dicha pensión vivía el joven funcionario del Telégrafo corralense, Celiar Gutiérrez. Cierto día de entre los años 1956 y 1957, en ocasión en que los hermanos Rodríguez Castillo conversaban frente a la pensión, arriba Celiar a su casa transformado en ciclista. Asombrado Osiris pregunta a Horus si llegó a Corrales el ciclismo: “No, es Celiar que compró una bicicleta para poder visitar su novia en Tranqueras” contestó Horus quien con sus 33 años reveló conocer de cerca la vida afectiva del joven Celiar que entonces contaba con 19 años.

Osiris, con sus 31 años, siempre asombrado, pregunta a Celiar, qué distancia había de Corrales a Tranqueras, a lo que contesta el joven novio: “… Dicen que son, once leguas; nunca las pude contar!”. La novia tranquerense, Edelma Llusara Soto Barboza, hoy con 76 años, se emociona como aquella breve respuesta de Celiar, transformada en verso por Osiris, aún hoy, 2014, impregna la cultura popular y renace cada día en la sensibilidad de todos. Y con toda razón como el gran Atahualpa Yupanqui afirmó, con Osiris, Violeta Parra y él mismo “la canción telúrica del Cono Sur estaría cubierta….”

Los Protagonistas

Horus Rodriguez Castillo:

Hermano mayor de Osiris, también poeta, narrador y cantor. Nació en Montevideo 7 setiembre 1923 y murió el 25 de marzo 2007. Funcionario técnico de Salud Pública, llegó a ser Inspector General de Hospitales. La Asociación Nativista Osiris Rodríguez Castillo “De Tiempo Adentro” de la ciudad de Montevideo, en el año 2012 le tributó un emotivo homenaje .

Celiar Gutiérrez y Llusara Soto:

Celiar fue empleado del Telégrafo de Minas de Corrales, trasladado a la ciudad de Rivera en la misma dependencia, falleció a la edad de 47 ejerciendo como telegrafista. Se conocieron con Edelma Llusara Soto Barboza, el 6 de agosto de 1955 en una fiesta bailable de Tranqueras. El noviazgo se extendió por más de tres años. Celiar para poder hacer la visita semanal al hogar de Llusara, compró una bicicleta para hacer el camino en menos tiempo. Cuenta Llusara que Celiar salía de Corrales alrededor de las 3 de la mañana del domingo para llegar en horas del mediodía a Tranqueras. El 25 de octubre de 1958 contrajeron matrimonio y formaron hogar. Tuvieron siete hijos; la maestra Elizángela, la más pequeña, tenía apenas dos años cuando falleció Celiar.